Por estas horas, el actor Pablo Lyle disfruta de una pequeña victoria dentro del juicio que lleva adelante por homicidio involuntario tras una pelea en la vía pública.


Sus abogados lograron que el juez autorizara dos modificaciones al arresto domiciliario que cumple el actor mexicano en Miami.


Según el programa televisivo Ventaneando, el juez accedió a la petición de que el actor tenga la oportunidad de ir a misa y también de tener horarios más flexibles para visitar a su familia.


A lo que no accedió la Justicia fue al pedido más importante para el actor: poder volver a México para trabajar.


Recordemos que el pasado 31 de marzo la vida del actor cambió por completo cuando protagonizó una discusión vial que terminó en tragedia. Aquel día, Lyle agredió a un ciudadano cubano llamado Juan Ricardo Hernández en una carretera de Miami e inmediatamente se retiró. Lo cierto es que el golpe fue fatal; y el hombre cayó rendido al asfalto; y finalmente falleció. Todo quedó registrado en las cámaras.


Durante todo este proceso, el actor mexicano continúa firme con su argumento. Él asegura que atacó al hombre porque "temió por su vida" y que trató de proteger a su esposa e hijos de Hernández.


Ahora deberá esperar al 11 de julio, fecha en la que se dará la nueva audiencia para decidir si las partes involucradas están listas para comenzar con el juicio.