Continúan las repercusiones por el final de una de las series más importantes de todos los tiempos, Game of Thrones. El fin de esta producción supuso un golpe fuerte no sólo para los fanáticos sino también para el elenco. Y además, a decir verdad, muchos quedaron inconformes con el final.


En este sentido, Maisie Williams, la actriz que le dio vida a Arya Stark, reveló que no le gustó el desenlace de su personaje y contó como debería haber sido el último capítulo de la temporada 8, para ella.


La actriz contó que quedó disconforme por no haber terminado la venganza con la que soñaba desde la primera temporada: asesinar a Cersei Lannister.


“Quería que Arya matase a Cersei, aunque ello significara la muerte de mi personaje”, reveló la artista en una entrevista con Entertainment Weekly.


Según la actriz, su personaje no tendría que haber escapado de la destrucción de Daenerys y sí debería haber cumplido con la profecía de Melissandre, que decía que "cerraría muchos ojos, entre ellos ojos verdes".


“No fue un final para Arya. Es un final feliz. Incluso en el momento en el que Cersei estaba junto a Jaime, mientras leía el guión pensé: se va a quitar la máscara, aparecerá Arya y ambas morirán”, concluyó la actriz haciendo referencia a la capacidad de Arya Stark de cambiar de rostros luego de un entrenamiento que le llevó varias temporadas.


Por su parte, muchos fans coincidieron con ella porque entendieron que la valiente joven nunca hubiera dejado su lista incompleta solo para salvarse.