HBO transmitirá el último episodio de Game of Thrones el próximo domingo 19 de mayo, y su fanaticada aseguró que el penúltimo episodio había sido el más trágico y sorprendente en su historia, tras 10 años de estar al aire.


En un principio esta serie resaltaba por la perfecta colocación de cada historia, así como la elaboración de los personajes, sus escenarios y por supuesto, las batallas. Aunque, a partir del cuarto capítulo, la audiencia ha manifestado su disgusto con el equipo de producción, en principio por la transformación de Daenerys y la manera en la que terminaron los días de Cersei.


Por otro lado, resulta que el error de la taza de café en pleno set de grabación no sería el único “descuido”, ya que los errores en cuanto a la continuidad dejaron su huella a lo largo de esta historia y el quinto capítulo no fue la excepción.


Cersei y Jaime Lannister perdieron la vida tal como llegaron a este mundo juntos, a pesar de que todo lo que estaba a su alrededor se cayera a pedazos. Sin embargo, este conmovedor instante finaliza perfectamente con un abrazo, pero la mano de Jaime hizo que todo se viniera abajo, ya que recordemos que él la perdió en la tercera temporada. No obstante, por razones que desconocemos, la recuperó justo antes morir abrazando a Cersei. Que cosas, ¿no?