David Beckham no podrá volver a manejar un automóvil durante los próximos 6 meses, luego de que se le haya retirado la licencia de conducir como sentencia por haber sido visto al frente del volante mientras recorría la calle Great Portland en Londres, Inglaterra, sin prestarle atención a las vías pero sí a su teléfono celular el pasado 21 de noviembre de 2018.


La infracción le sumó 6 puntos de penalización en el carnet de conducción a los otros 6 que ya había obtenido por exceso de velocidad, suficiente para quitarle el derecho de manejar por ese periodo de tiempo como lo dictó la corte de magistrados de Bromley.


Aunque el tráfico era sumamente lento, para la juez del distrito Catherine Moore no era "excusa" suficiente frente a la ley. El abogado de Beckham, Gerrard Tyrrell defendió que el ex futbolista no tenía ningún recuerdo del día en sí o de este incidente en particular, pero estas palabras realmente no añadieron nada al veredicto por parte del jurado.


Luciendo un traje gris oscuro, el antiguo capitán de la selección de Inglaterra se retiró de la corte con la penitencia anteriormente explicada y una multa de 870 euros a los que se les suman los costos del proceso jurídico.