Ariana Grande enfrenta un problema legal con un fotógrafo, quien la demandó por utilizar fotos suyas y compartirlas en Instagram sin permiso y créditos.


El profesional se llama Robert Barbera y dice que fue él quien tomó la foto, por eso cuando vio publicada la foto en su feed reclamó los derechos de autor.


La foto en cuestión es una de la interprete de "Thank u, next" caminando, sin mirar a la cámara, con un buzo claro por arriba de las rodillas, con una bolsa que lleva el nombre de Sweetener.


Esta es la foto de la polémica:


La imagen fue publicada en el Instagram de Ariana en 2017.

A Barbera lo que le molestó no fue sólo que haya utilizado la imagen sin permiso, sino que no haya informado quién tomó la foto; motivo por el cual se sintió extremadamente ofendido.


Por ahora se desconoce si ambas partes llegaron a un acuerdo.


Ariana, by Givenchy


Mientras tanto, Ariana encara un nuevo proyecto con la marca francesa, Givenchy, que la presentó en las redes sociales como la nueva imagen de su campaña. 


La marca describió a Ariana como una mujer fuerte, independiente y con un estilo y carácter refrescante, de esta manera le dieron la bienvenida. La consideran una musa moderna y una de las fuerzas con mayor influencia en la cultura pop.


La campaña completa se dará a conocer en julio.