Tener a mamá cerca puede resolver muchas situaciones y más si es una matriarca como Kris Jenner, quien siempre hizo todo para cuidar a sus hijas. Esta vez no será la excepción, la empresaria está haciendo todo lo posible para calmar la tormenta que se desató entre su hija Khloé Kardashian y su ex pareja, Tristan Thompson, quien además es el padre de su hija True.


Kris quiere que las celebridades resuelvan sus diferencias, a pesar de las escandalosas infidelidades de su yerno; pero con las cartas echadas, sólo queda apagar el fuego y volver a la tranquilidad.


Según la revista Star, la madre está también preocupada por el bienestar de su nieta que en abril cumplirá su primer año de vida.


Ha sido un año difícil y tormentoso para Khloé, que empezó cuando se enteró de infidelidades a días de su parto. Desde allí, hubo idas y vueltas con turbulencias que se terminaron de desatar hace unos días cuando saltó la noticia de la traición de Jordyn Woods, mejor amiga de su hermana Kylie Jenner, al besar a Tristan en una fiesta.


El informante comentó a la revista que la matriarca fue una de las más afectadas por el escándalo de la traición pero está tratando de ser fuerte para que no golpee tanto a su familia.


“Kris ya platicó con Tristan y le dijo sus verdades. Él ya sabe que ya no es bienvenido a la familia, pero ella le exigió que no se aleje de True”, justifica la fuente, añadiendo que es lo que más ha dolido en Khloé, que él haya ignorado a su hija durante su reciente visita a Los Angeles. “Simplemente no pasó a verla, eso fue lo más triste”.