El sexo es un juego exquisito que siempre es más placentero si ambas partes salen victoriosas, ya que el impregnarte de placer sabiendo que tu pareja también está disfrutando del alto nivel de erotismo no tiene comparación alguna.


Aquí te dejamos 5 posiciones para que los dos puedan descansar como bebés luego de disfrutar de una velada ardiente.


1. La vaquera / revertida


Sí, el hombre recostado en su espaldar mientras que la mujer como una vaquera está arriba mientras que su postura mira en la dirección opuesta al rostro de su pareja. La mujer está a cargo de su orgasmo, toma el control sintiendo el poder de que el placer está en sus manos: "más fuerte" o "más despacio" ella lo controla, mientras que al hombre se le facilita el enfoque de disfrutar de un escenario altamente sexual.


2. 69


Nada más claro que la imagen de ese dígito, sus caras deben disponerse en los genitales de su pareja mientras inician la estimulación oral. El mejor ejemplo de dar para recibir en una máxima expresión, ninguno de las partes puede perder en esta categoría.


3. Perrito con vibrador


Perfecta para poner tu estimulación a volar. La mujer disfruta de una masajeo indescriptible en su clítoris mientras él experimenta sensaciones propias de una relación sexual que da rienda suelta a las fantasías.


4. Marcar una X con las piernas de ella


Mientras la espalda de ella está completamente recostada de la cama, él debe estar arriba creando una posición casi misionera pero con el twist de que mientras la piernas de ella hacen una X en el aire, el hombre penetra en esta posición mientras se aferra de tus extremidades. Te aseguro que XXX será tu mejor fórmula de placer.


5. El tubo


Mientras él descansa en su espaldar disponiéndose abiertamente para experimentar el placer, debe flexionar una de sus rodillas creando una especie de "tubo" donde ella se apoyará para iniciar el baile sensual sobre su miembro. Esta posición es ideal para que los genitales masculinos puedan penetrar completamente los femeninos creando una sensación de profundidad que ambos desean lograr.