José Eduardo Derbez reveló los detalles del viaje que hizo con su papá Eugenio Derbez y el resto de la familia durante un mes por Marruecos; y remarcó que fue transformador y que le permitió acercarse más a sus hermanos y superar rencores del pasado.


La idea era un viaje de un mes; de desconexión total con las redes sociales y el mundo exterior para disfrutar el tiempo entre los seres queridos.


José Eduardo lo tomó como un desafío y reveló que "tenía miedo de lo que podía pasar" ya que él no estaba habituado a estar presente en estos encuentros.


"Yo era el que más miedo tenía. Yo sí dije, 'yo soy el más diferente a ellos, yo soy la oveja negra'", confesó el actor de 26 años. Y agregó: "Nunca habíamos estado toda la familia completa, hasta Mauricio, la bebé, Aitana, yo, que nunca voy".


Si bien la familia Derbez es unida y trata de mantenerse lejos de los escándalos; los medios siempre remarcaron la diferencia entre la relación que el actor tiene con Aislinn, Vadhir y la pequeña Aitana, de la que tiene con su primogénito José Eduardo -fruto de su relación con Victoria Ruffo- con quien había un claro distanciamiento.


José Eduardo además confesó que se llevó sorpresas: "Con Vadhir, hubo una muy buena química, nos llevamos muy bien. Nos cuidamos, nos tratamos como mejores hermanos, nos contábamos todo, no nos enojamos".
Y la segunda, relacionada con su padre: "Nos dimos cuenta los dos de lo bien que nos llevamos. Y fue un gran descubrimiento para las dos llevarnos tan bien",


"El tiempo no se recupera, pero el tiempo que pasé con él fue muy padre. Si tuvimos pleitos o no antes, todo fue perdonado. Vamos a empezar de cero y nos vamos a llevar increíble", culminó.