Yalitza Aparicio se convirtió en la gran revelación de Hollywood; por el talento que demostró en la película mexicana Roma de Alfonso Cuarón, cinta nominada a mejor película en los premios Oscar.


Pero todos sabemos que esta fama repentina llegó de la noche a la mañana, pues su vida era completamente diferente antes de esta cinta.


La mujer de 25 años era docente en un jardín de niños en Oaxaca, la misma ciudad en la que nació. Aunque tiene ascendencia mixteca (porque su padre es mixteco y su madre triqui) no hablaba ese idioma hasta Roma, que tuvo que aprenderlo para interpretar su papel.


Ella continuaba su carrera universitaria en Educación mientras trabajaba cuando recibió la propuesta de Alfonso Cuarón. Desde allí su vida dio un vuelco de 180 grados: de realizar un recorrido rutinario de su casa al trabajo pasó a viajar de país en país a festivales de cine, para promocionar el exitoso largometraje.


Esto marca un cambio en la sociedad y un paso más para ver nuevos rostros, fuera del estereotipo en las marcas más influyentes; a las que no les fue mal con esta apuesta: por ejemplo, con Yalitza, Vogue tuvo la tapa más difundida de la historia de la revista con 310 millones de impresiones en redes.