Geraldine Bazán se mantiene en el ojo del huracán, luego de su sonado divorcio con el actor Gabriel Soto.


La hermosa mexicana estuvo en un emotivo encuentro con niños, donde tuvo la oportunidad de entregar juguetes en honor al Día de Reyes.


El programa de farándula Ventaneando entrevistó a la artista, y en medio de la amistosa conversación, se tocó el tema del nuevo tatuaje que se hicieron Gabriel Soto e Irina Baeva.


Bazán, de 35 años, prefirió no contestar la pregunta sobre el tatuaje de su ex esposo, despidiéndose con un “Gracias, te lo agradezco”. Además tampoco se habló sobre la supuesta relación que mantiene la actriz con el actor argentino, Santiago Ramundo.


El 2018 fue un año de muchos retos a nivel personal y profesional para Geraldine, quien se ha dedicado por completo a la labor de madre, pero sin descuidar su trabajo como actriz, profesión que le ha permitido ser reconocida a nivel internacional.


Los medios de comunicación de México seguirán muy pendiente de cada paso que dé la bella actriz, quien luce realmente hermosa y sobre todo enfocada en lo que quiere actualmente.


Por su parte, Gabriel Soto luce muy enamorado de su actual novia, la rusa Irina Baeva.